martes, 9 de noviembre de 2010

LA POLARIDAD SEXUAL

Éste es un tema que me apasiona, genera discusión, y muchos enfados sobre todo por el lado femenino... yo trato de ser lo más neutral posible, escuchando todas las partes pero me temo que estamos tremendamente desinformados, de momento yo recomiendo el libro PORQUÉ LOS HOMBRES NO ESCUCHAN Y LAS MUJERES NO ENTIENDEN LOS MAPAS, explica de forma muy amena muchas cosas que en principio generan discusión y a veces rupturas entre parejas, creedme muchas de ellas están selladas geneticamente en nuestras células y son imposibles de cambiar.

Desde la época de los sesenta, un gran número de grupos de presión han intentado persuadirnos para que nos enfrentemos a nuestro legado biológico. Sostenían que los gobiernos, las religiones y los sistemas educativos eran una estrategia desarrollada por los hombres para reprimir y dominar a las mujeres, pera evitar que las que tenían talento escalasen posicones en la sociedad. Asimismo, aseguraban que promover el embarazo era una forma para mantenerlas aún más controladas.
Es cierto que, considerando la historia, parece que los factores sociales eran los determinantes. Sin embargo, surge una pregunta inevitalbe: si las mujeres y los hombres on idénticos biológicamente, como estos grupos afirman. ¿cómo es posible que los hombres hayan obtenido siempre tal hegemonía en el mundo?. El estudio del funcionamiento del cerebro nos ofrece muchas respuestas. No somos idénticos. Los hombres y las mujeres deberían ser iguales en cuanto a derechos y oportunidades para ejercer todo su potencial, pero no son idénticos en cuanto a sus capacidades innatas.
la igualdad entre hombres y mujeres es un tema político o moral; las diferencias innatas son un tema científico.
los hombre y las mujeres son diferentes. Eso no significa que unos sean mejores que otros, sino que sencillamente son DIFERENTES. Han evolucionado de forma difernte porque tenía que ser así....Los hombres tenían la obligación de proteger a la fimilia y las mujeres se encargaban de criar a los hijos. Como consecuencia de la diferencia de actividades, sus cuerpos y cerebros evolucionaron de forma diferente.

Hoy en día está demostrado que ambos sexos procesan información de distinta forma. Piensan de forma diferente y creen cosas diferentes porque tienen diferentes percepciones, prioridades y conductas.

Diferencia no es antónimo de igualdad. Igualdad significa ser libre para tomar nuestras porpias decisiones y diferente significa que, como hombres o mujeres, podemos perseguir objetivos diferentes.

Masculino y femenino se interconectan e interpenetran, formando parte de una misma realidad, pero distinguiéndose a su vez y diferenciándose en características y comportamientos que son propios de uno y otro. El concepto de polaridad va así unido al de diferenciación. La realidad se manifiesta en forma de polaridades que se diferencian en tendencias opuestas, pero que forman partes complementarias de la misma realidad, ya que una no puede existir sin la otra y la exacerbación de una polaridad lleva a la aparición de la contraria, en un juego de contrapesos y sustituciones.La diferencia entre la dualidad y la polaridad es tan simple como una conjunción. Mientras que en la dualidad cualquier realidad es esto o lo otro, en la polaridad es esto y lo otro. El pensamiento dualista es separador, mientras que el pensamiento que podríamos llamar polarista es integrador. Parece mentira que a lo largo de la historia, una simple conjunción nos haya dado a los seres humanos tantos quebraderos de cabeza.

Basándose en los atributos de este juego de polaridades al que llamamos masculinofemenino,las sociedades patriarcales han construido un modelo social en donde las relaciones entre los sexos, entre hombres y mujeres, se han establecido en torno a la identificación del hombre con lo masculino y de la mujer con lo femenino. Estos atributos se han fijado y cosificado4 desde una perspectiva dualista (masculino o femenino, por lo tanto hombre o mujer), y se ha fundamentado y consolidado en una relación de poder y predominio, es decir, desigual, en donde el hombre (lo masculino)domina a la mujer (lo femenino). Predominio que se acompaña a su vez de un juicio de valor, según el cual los atributos masculinos (los hombres) valen más, o son más apreciados, que los atributos femeninos (las mujeres).
Desde esta perspectiva cosificada y rígida el hombre debía ser activo, dominante, agresivo, actuar en la esfera pública y reprimir sus tendencias femeninas. Y la mujer debía ser pasiva, sumisa, tierna, actuar en la esfera privada y reprimir ustendencias masculinas. De este modo se produce un proceso de identificación, y la polaridad se convierte en dualidad, conformada por opuestos estancos, situados en esferas separadas y confrontados a una relación de dominio y desigualdad.

Fuente: libro Porqué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas. y Tratado : Un análisis desde la teoría de la polaridad de Raúl Martínez Ibars.